19 de Noviembre de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Artículos / Galileo y el Año Internacional de la Astronomía
artículo
Galileo y el Año Internacional de la Astronomía
por Vicente Cassanya
Galileo y el Año Internacional de la Astronomía
otros artículos
Angelina Jolie y la Astrología Budista
Triple conjunción en Géminis
La Gran Cruz de estos meses
Venus pasa por delante del Sol
El Poder y la Astrología
Mercurio en Tauro y Gran Trígono
Súper Luna del 6 de mayo
Astrología y Pensamiento
Semana astrológica del 16 al 22 de abril 2012
Semana astrológica del 9 al 15 de abril 2012
El Titanic y la Luna
Neptuno en Piscis y el Titanic
PROYECTO ESFERAS
La Primavera la sangre altera
Las Doce Casas Astrológicas
Vicente Cassanya en 2012
El atlas más completo del cielo
Mercurio retrógrado
XXIX Congreso Ibérico de Astrología
Neptuno en Piscis. así influirá en cada signo
¿Por qué 2012 es bisiesto?
2012, Año Chino del Dragón de Agua
El futuro de España y de Mariano Rajoy
El espíritu de las Navidades plutonianas
CONFERENCIA 14 DICIEMBRE
Morir a los 27
Huellas de la entrada de Neptuno en Piscis
15 M, Indignados y la cuadratura Urano-Plutón
Montañas Sagradas
Júpiter entra en Tauro
Boda Real en Inglaterra
Barcelona, del 7 al 11 de junio
Urano en Aries y Neptuno en Piscis
Terremotos y efecto Luna
Neptuno entra en Piscis
Ondulatoria y música pitagórica
Conferencias próximas
Lope de Vega y la Astrología
La representación del Sistema Solar
ARMON programa de Astrología
CURSOS Y VIDEOCONFERENCIAS
Ofiuco, ¿nuevo signo del Zodíaco?
La Radiación Gamma
Así te influirá el retorno de Júpiter a Piscis
Así afectará a cada signo Urano en Piscis
Urano regresa a Piscis
Eclipse de Sol y la Gran Cruz del verano
La genética y la histórica conjunción Júpiter-Urano
Acelerando hacia la catástrofe
2012 Mayas, los señores del tiempo
Mercurio retrógrado
Querido Plutón:
Eclipses
Actividades en 2008
Luna llena y delitos pasionales
A Santiago por el camino de las estrellas (Capí­tulo III)
A Santiago por el camino de las estrellas (Capítulo IV)
Tu Suerte cumple 10 años
XI JORNADAS ASTROLÓGICAS DEL MEDITERRÁNEO
Actividades en 2009
Meteoros
Libro Tu Suerte
Club Foro 7 décimotercer aniversario
CONSEJOS EN TU MÓVIL y CONSULTAS EN DIRECTO
Los amuletos de Obama
Powerpoint
Toledo, magia y cultura astrológica
Medicina y astrología
El Tarot, algo más que adivinación
Los anillos de Saturno
Estrenando blog
Curso Taller en Tenerife días 5 y 6 Diciembre
Hipatia de Alejandría
Saturno entra en Libra
Alineamiento Centro de la Galaxia
La conciencia de vivir. Claves de una vida plena
La magia numérica del Tarot
Actividades en 2010
Júpiter en Piscis
Sobre Marte en Leo y Plutón en Capricornio
2010, AÑO DEL TIGRE
Los eclipses influyen en la Bolsa
Pronósticos de Primavera 2010
Mercurio y Venus en Tauro
Raíces esotéricas de Sant Jordi y el Día del Libro
Reforma sanitaria de Obama
Rituales de San Juan para cada signo
ZEN: LA ILUMINACIÓN AQUÍ Y AHORA
Conecta con tu maestro interior
El Limbo que nunca existía
FIESTAS DE PRIMAVERA
Horóscopo Chino 2007
TU CARTA ASTRAL
La Obsidiana, Piedra de Sanación Ancestral
Test para descubrir el temperamento
Eclipse de sol en España
ALTARES DOMÉSTICOS
La Luna influye en la bolsa y el comercio mundial
ASTROCÁBALA
Mandalas
Astrologí­a Kármica
A Santiago por el camino de las estrellas Capítulo II
El Tarot y el amor
El Eneagrama
Deep Impact
En clave de sol
X Jornadas Astrológicas del Mediterráneo
ANUARIO ASTROLÓGICO 2008-09
El Mundo de los Astros 48
La Bella y la Bestia: El poder transformador del amor.
Reiki: la energí­a universal
La música de las esferas (1)
El lento alumbramiento de Acuario
Guí­as espirituales
Los sistemas de domificacion calculados por los astrólogos Árabes.
San Valentí­n
CROMOTERAPIA, Somos de colores
La Estrella de Belén
Astrologí­a Médica
La balanza de Occidente
Dante Aligheri e a Divina Astrologia
El Sistema Planetario Humano: los 7 Chakras (Capí­tulo I)
Cronologí­a lunar solar y siderea (Capí­tulo I)
La filosofí­a del conocimiento astrológico (Capí­tulo I)
Luna llena y delitos pasionales
RODÉATE DE BUENAS ENERGÍAS
A Santiago por el Camino de las Estrellas Captulo IV
A Santiago por el Camino de las Estrellas Captulo III
A Santiago por el camino de las estrellas Captulo II
RODÉATE DE BUENAS ENERGÍAS TE DECIMOS CÓMO Y DÓNDE
Rituales de San Juan para cada signo
ZEN: LA ILUMINACIÓN AQUÍ Y AHORA
El Limbo que nunca existió
FIESTAS DE PRIMAVERA
CONECTA CON TU MAESTRO INTERIOR
Quebuenrollito.com
Astrología Kármica
A Santiago por el Camino de las Estrellas (Capítulo I)
A Santiago por el Camino de las Estrellas Capítulo IV
A Santiago por el Camino de las Estrellas Capítulo III
A Santiago por el camino de las estrellas Capítulo II

El Año Internacional de la Astronomía estará lleno de actos para promover esta materia, pero nuestro deseo y nuestra petición es que se haga con el ánimo de buscar la verdad y el conocimiento. Con frecuencia, como han denunciado grandes filósofos de la ciencia, algunos científicos están más preocupados en formar grupos de presión que en la búsqueda del conocimiento. Por eso hay científicos que atacan a la astrología desde su más absoluta ignorancia y tomando el prejuicio como escudo.

Astronomía y astrología siempre fueron unidas, de hecho la astronomía es hija de la astrología, puesto que ésta nace por necesidad del hombre de adaptarse al comos, comprenderlo, anticiparse y sobrevivir. De esa necesidad nacen las observaciones sistemáticas y la comprensión de los movimientos y la mecánica celeste. De ahí nacen los calendarios y los zodíacos de todo el mundo.

Desde un principio el hombre trata de acercarse más al estudio de los cielos, porque sabe que anticipar sus movimientos y conocerlos a fondo es fundamental para su existencia. Surgen los zigurats, las pirámides y muchos otros monumentos o arquitecturas que le acercan al cielo y le permiten mejorar su observación y estudio.

Se dan cuenta de que los movimientos del Sol y la Luna son determinantes para el día, la noche, el calor, el frío, las estaciones que se suceden, las mareas, las cosechas, las migraciones de las aves, la recolección de los frutos, los partos.... Y todo depende de esas maravillosas luminarias. El hombre traza calendarios solares, lunares o una mezcla de ambos.

Al profundizar en ese estudio mágico llegan a entender los movimientos de algo que parecen estrellas pero que no lo son, porque se mueven rápido por los cielos, en lugar de las estrellas que están fijas. Descubren que son planetas, que tienen ciclos, tamaños, colores y, por supuesto, influjos diferentes.

La observación sistemática y empírica produce los primeros resultados, los primeros conocimientos astrológicos: los influjos del cosmos sobre la naturaleza y los seres humanos son evidentes.

Todo este largo estudio da lugar a las primeras religiones astrales y a la primera ciencia y, además, serían los primeros pasos en la inteligencia humana que servirían de base para todo el conocimiento posterior, hasta nuestros días. Astronomía, calendarios, matemáticas, sociedad, religión, economía, política, medicina, geometría, arquitectura, urbanismo... prácticamente todo tiene algún tipo de deuda de gratitud con la astrología.

Sin embargo, en un momento dado, cuando el intelecto se vuelve arrogante y el hombre cree poder controlar el mundo mediante la razón, se abre una brecha entre astronomía y astrología, especialmente a partir del siglo XVII. La astronomía se convierte en ciencia y la astrología queda relegada a mera superstición.

No obstante, estas clasificaciones artificiales e interesadas, no cambian la verdad. Es lo mismo que ocurre con Plutón, no porque ahora digan que no es planeta van a cambiar sus influjos lo más mínimo. Plutón seguirá siendo Plutón y seguirá influyéndonos del mismo modo le clasifique como le clasifique el hombre.

Así pues, los influjos de los astros sobre el ser humano no van a dejar de existir, porque no están sometidos a los dictados de algunos prepotentes del intelecto.

Fueron muchos grandes pensadores, científicos, religiosos y un largo etc. los que estudiaron o practicaron la astrología y la tuvieron en gran estima, como el mismo Galileo, Newton, Kepler, Copérnico, Tycho Brahe... incluyendo a varios papas.

Pero se equivoca si alguien cree que esto es algo del pasado. Actualmente no sólo grandes personajes de la política, el deporte, la ciencia, etc. usan y tienen en alta estima a la astrología, sino que ya empiezan a surgir voces de grandes filósofos que no solo la apoyan pública y explícitamente, sino que incluso abogan por tomar los ciclos astrales como nuevo paradigma del pensamiento. A tal respecto, recomendamos la obra Cosmos y Psique, de Richard Tarnas, en editorial Atalanta.

La astrología, al fin y al cabo, es la rama del saber que se ocupa de estudiar la relación del ser humano con el cosmos, algo maravilloso. Claro está que ese estudio es complejo y, además, plantea preguntas incómodas o incluso irresolubles, como el tema de la libertad y el libre albedrío, algo que muchos no pueden soportar, pero ¿acaso el ser humano puede tenerlo todo bajo control o cambiar la naturaleza de las cosas únicamente desde el prejuicio o negándose a mirar en determinada dirección?

Así pues, que el Año Internacional de la Astronomía sirva no para desunir ni enfrentar desde la prepotencia y la ignorancia, sino para unir y buscar puntos de confluencia en la búsqueda de la verdad, en la búsqueda del conocimiento del cosmos y del ser humano al mismo tiempo. Para eso tan solo es necesario buena voluntad, y valentía para abordar incertidumbres y para superar esa especie de clima inquisitorial que reina en tantos ámbitos académicos. Ese es nuestro deseo.

"Y, sin embargo, se mueve"

El 22 de junio del año 1633 Galileo, ya anciano, tuvo que arrodillarse ante el tribunal de la Santa Inquisición y retractarse de sus escritos. Le obligaron a confesar que estaba equivocado. Galileo era un astrólogo, un científico y un sabio, pero no tenía vocación de mártir. Sabía que era la única manera de salvar su vida ante la retorcida y despiadada intolerancia de la Iglesia. Desde entonces, vivió bajo arresto domiciliar en las afueras de Florencia hasta su muerte, acaecida el 8 de enero del año 1642. Durante este tiempo de atormentada reclusión, uno de los pocos consuelos lo halló en la correspondencia con Sor María Celeste, su hija.

Un fragmento de la miserable denuncia que hizo Silvestre Pagnoni (que había sido ayudante de Galileo durante unos dieciocho meses) ante la inquisición, reza así: "...por mandato de mi confesor, he venido a confesar ante el Santo Oficio al señor Galileo Galilei... porque le he visto hacer horóscopos en su habitación para distintas personas..." Y más adelante, continúa: "...nunca se confiesa ni comulga"

El Papa que condenó a Galileo fue Urbano VIII, precisamente un personaje que logró ser elegido Papa presentando un falso horóscopo que le auguraba el papado, abusando así de la confianza en la Astrología que por aquel entonces tenía el Sacro Colegio. Después se convirtió en acérrimo enemigo de la Astrología. Pero, ¿quién era Galileo?

Galileo nació en Pisa, Italia, y desde pequeño mostró unas grandes capacidades creativas e incluso artísticas: diseñaba juguetes, tocaba el laúd y el órgano y escribía canciones y poemas. Además pintaba bastante bien. Sin embargo, su padre se empeñó en que fuera médico. En la Universidad de Pisa descubrió que sus intereses eran otros y nunca llegaría a ser médico. Pero no perdía el tiempo: por observación descubrió la ley del péndulo. Un día asistió a una clase de geometría y se dio cuenta de lo que realmente le gustaba. Con la ayuda de un mecenas se trasladó a Florencia y empezó a estudiar el comportamiento de los objetos que flotan en el agua. En 1588 volvió a la Universidad de Pisa, pero como profesor de matemáticas.

Rumores llegados de Holanda decían que un tubo con lentes permitían ver cosas lejanas como si estuvieran más cerca. Galileo se puso manos a la obra y en seis meses construyó el primer telescopio, que el usaría fundamentalmente para la observación celeste. Meses después, el 7 de enero del año 1610, hizo un descubrimiento fundamental: las cuatro lunas de Júpiter, que daban vueltas alrededor de este planeta. Con ello se demostraba finalmente que no todos los cuerpos celestes giraban en torno a la Tierra. También descubrió que Venus tenía fases, similares a las de la Luna.

Al año siguiente Galileo llevó su telescopio a Roma, pero muchos miembros de la corte papal se negaron a mirar por el instrumento porque decían que era magia del diablo y, por tanto, lo que se viera a través del mismo no era verdad. Galileo tomó cada vez más partido por la revolución copernicana, pero el Papa Pío V le ordenó que abandonara el heliocentrismo. Durante quince años Galileo guardó silencio al respecto, pero en el año 1632 publicó su Diálogo sobre las mareas ( o Diálogo sobre los dos sistemas principales del mundo, ptolemaico y copernicano), donde describe, entre otros conceptos, como la Tierra da vueltas alrededor del Sol. Al año siguiente, la Iglesia se le echó encima, como hemos descrito al principio.

Además de ser el primero en utilizar el telescopio para observaciones astronómicas, inventó un reloj hidráulico para medir el paso del tiempo, diseñó un termómetro para medir la temperatura, halló la forma de pesar los cuerpos en el agua, demostró que el aire tenía peso y un largo etc. También descubrió las leyes que regulan la fuerza, el movimiento y la velocidad de los cuerpos en movimiento, y lo enunció en fórmulas matemáticas. Pero una de las cosas más importantes es que Galileo fue pionero del método científico experimental.