19 de Noviembre de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Personajes / Frida Kahlo
Frida Kahlo
Cáncer

Frida Kahlo

Lugar de nac:

Fecha de nac:
  Horóscopo-Cáncer
Ver carta astral
más personajes por signo
 

Pintora

LA MAGIA DE FRIDA

El diario de una vida escrita con pincel

Adentrarse en la obra de esta mejicana universal significa irrumpir en una pintura profunda y popular, adornada por la enfermedad, el amor, el compromiso, la pasión, todo ello en un mundo metafórico, surrealista y fantástico que tiene, por otro lado, un gran arraigo con la cruda realidad.

Los sufrimientos físicos marcaron la vida y la obra de Frida Kahlo. Padeció poliomielitis, la cual le deformó el cuerpo, y un trágico accidente en su juventud le dejó secuelas que influyeron en ella para el resto de su vida. Se partió la columna vertebral, la clavícula, varias costillas y la pelvis y se fracturó una pierna por once sitios. Esto la llevaría a pasar por el trauma de varios abortos, operaciones quirúrgicas y dolorosos tratamientos médicos. Sin embargo, esta circunstancia supuso una especie de renacimiento ya que su convalecencia en una cama durante meses llevó a Frida a encontrar consuelo en la pintura y a expresar a través de los lienzos su "propia" realidad.

UN CUERPO ENFERMO EN UN ALMA INDESTRUCTIBLE

En 1922 conoció al hombre de su vida, el pintor Diego Rivera, con el que mantuvo una relación tormentosa, con numerosos altibajos, que se prolongó durante más de treinta años. Diego era 21 años mayor que Frida y nada más conocerla quedó impresionado por su fuerza expresiva y la franqueza y personalidad artística de la pintora. El artista dijo de ella que "era la primera vez en la historia del arte que una mujer ha expresado con franqueza absoluta, descarnada y, podríamos decir, tranquilamente feroz, algunos de los hechos generales y particulares que conciernen exclusivamente a la mujer".
Su relación estuvo marcada por la incapacidad de Frida para tener hijos. Así, en "La cama volando", podemos sentir su soledad y desesperación ante el aborto natural que sufrió en Detroit. También la infidelidad fue otra característica de su matrimonio ya que Rivera vivió numerosas aventuras e, incluso, inició una relación con la hermana de Frida, Cristina. Profundamente herida por este hecho, abandonó la casa común. Su dolor queda reflejado en el cuadro "El corazón", donde su corazón partido permanecería los pies de su propio retrato simbolizando la intensidad de su dolor. Pero estaba claro que el destino no tenía previsto que se separaran para siempre, y meses después volverían juntos. Sin embargo, él no renunciaría a sus aventuras extramatrimoniales y Frida comenzaría a cultivar relaciones con otros hombres y, en los últimos años, también con mujeres.

En 1939 se divorciaron. La separación llevó a la pintora a una desesperación en donde el alcohol se convirtió en compañero de alcoba. En esta época, Frida trabajaría muy intensamente ya que no quería aceptar el dinero de Rivera. "Nunca más volvería aceptar dinero de un hombre mientras viva", declararía. Se cortó el cabello y empezó a vestir como un hombre, con amplios trajes que le hicieran desaparecer sus atributos femeninos. Pero en un viaje a San francisco para someterse a un tratamiento por sus problemas de columna, volvió a reencontrarse con Diego Rivera, quién la propuso casarse de nuevo y ella aceptó al instante. Sin embargo, ella impuso unas condiciones para su boda: "que ella quería financiar sus propios gastos con las ganancias de su trabajo; que yo tenía que abonar la mitad de los gastos comunes; y que no volveríamos a mantener contacto sexual". Diego estaba tan contento por recuperar a Frida que estuvo de acuerdo y se casaron el 8 de diciembre de 1940. La relación fue diferente ya que Frida había ganado en seguridad en sí misma, independencia económica y sexual, y era una pintora reconocida.

Fue también una persona comprometida con la época en la que le tocó vivir. Quería convertir la pintura en algo útil. Por ello, sus cuadros también quieren ser un reflejo de la realidad que vivía Méjico y el resto del mundo. Activista política durante la Guerra Civil española, fundó un comité de solidaridad para apoyar a los republicanos y durante el asilo político de Trotski en su país tuvo una corta historia amorosa con él.
Le costaba entender que otros tuvieran interés por sus cuadros ya que nunca pensó en el público pero el actor Edward G. Robinson compró cuatro de sus cuadros y su primera exposición individual en EE.UU. fue considerada un gran acontecimiento cultural y obtuvo un considerable éxito.

Sin embargo, la enfermedad y el dolor le ocasionaban continuas trabas para desarrollar una vida normal. Sus continuas operaciones la obligaron a desplazarse en silla de ruedas y a trabajar gracias a los analgésicos. Murió a los 47 años, un 13 de julio de 1954. Su cuerpo no pudo soportarlo más y su alma decidió echar a volar. "Espero alegre la salida y espero no volver jamás", apuntó en su diario antes de partir.


Su muerte sólo ocupó unas breves líneas en el New York Times, destacando sólo que había muerto no una gran pintora sino la mujer del gran pintor Diego Rivera. El reconocimiento y verdadero auge de su pintura no surgiría hasta mediados de los 70, cuando su imagen se convirtió en todo un icono.

Ahora la pantalla grande caerá rendida ante esta mujer que quiso ante todo vivir y expresar lo que sentía a través de su arte. La vida y el arte de una pintora llena de vida y llena de Méjico.

FRIDA SEDUCE AL CELULOIDE

Ser mejicana y poder llevar a la pantalla grande la vida de Frida Kahlo es todo un honor y Salma Hayek no ha parado hasta ver conseguido un sueño, en el que llevaba imbuida más de seis años. Fascinada por su obra, la actriz siempre quiso interpretar la vida de esta pintora y se hizo con un papel por el que suspiraban desde Jennifer López a Madonna. Ahora podremos ver qué es lo que da de sí el personaje cinematográfico en las pantallas de todo el mundo ya que el proyecto ha estado envuelto en la polémica desde el principio. Una circunstancia que servirá para poner de moda a una de las mujeres más famosas de Méjico cuyo arte es, hoy en día, todo un símbolo.

A pesar de sus limitaciones físicas, la vida de Frida tiene todos los ingredientes para ser llevaba al cine y convertirse en todo un éxito de taquilla. El rostro de Hayek caracterizado según los cuadros de Kahlo dan una idea de la exótica belleza y la fuerza de una personalidad que ella misma dejó plasmada en sus famosos autorretratos.


Kahlo es conocida en todo el mundo por sus sencillos atuendos campesinos o sus trajes indios, rodeada de plantas o mascotas, y su rostro pintado por ella misma con esos ojos sin dejar apenas entrever sentimientos y con sus conocidas cejas oscuras que unidas por el nacimiento de la nariz, sirven de imagen a una vida llena de pasión y amor por la vida y por su pueblo.

Su carta astral

La carta astral de Frida es bastante excepcional, a la medida de un personaje tan singular. Destaca la conjunción Sol-Neptuno-Júpiter en el signo de Cáncer, que además de conectarla con el mundo de la pintura y el arte -precisamente a través de su padre-, contribuyó a su internacionalidad y a la de su obra. Otro punto favorable para ello, desde el punto de vista de los astros, es su Luna en Tauro y cerca del Mediocielo.

Pero las duras oposiciones de Marte y Urano son delatoras de la violencia, el sufrimiento y los duros reveses que le deparó el destino. Una combinación planetaria que tampoco es ajena a las opciones sexuales de esta mujer tan fuera de serie.


Murió el 13 de julio de 1954, pocos días después de que un eclipse total de Sol se produjera sobre el Sol de su nacimiento.