19 de Noviembre de 2019
Inicio
Signos del zodiaco
Personajes
Entre signos
Artículos
Horóscopo chino
Cartas astrales
Consulta astrológica
Feng shui
Powered by:
Horóscopo - Aries Horóscopo - Tauro Horóscopo - Géminis Horóscopo - Cáncer Horóscopo - Leo Horóscopo - Virgo Horóscopo - Libra Horóscopo - Escorpio Horóscopo - Sagitario Horóscopo - Capricornio Horóscopo - Acuario Horóscopo - Piscis
Inicio / Personajes / Marlon Brando
Marlon Brando
Aries

Marlon Brando

Lugar de nac:
Omaha, Nebraska
Fecha de nac:
3 de abril de 1924
  Horóscopo-Aries
Ver carta astral
más personajes por signo
 

Actor

Padrino mafioso, pandillero motorista, coronel desquiciado, revolucionario mexicano o duro vaquero han sido algunos de los personajes que encumbraron al mítico Marlon Brando a lo más alto de la meca del cine, junto con su marcada personalidad y su indiscutible atractivo.

Pero su carrera como actor no comenzó en la gran pantalla, sino en las tablas de un teatro, allí a finales de los años cuarenta, cuando tras emigrar a California procedente de su Omaha natal (Nebraska), se puso en la piel de Stanley Kowalski en la obra de Tennesee Williams, " Un tranvía llamado deseo", que posteriormente interpretaría en el cine. Su primera aparición cinematográfica fue en 1950, en la película "Hombres", en la que interpretaba a un veterano de guerra minusválido, para lo que tuvo que estar un mes en un hospital militar para prepararse su papel.

Pronto marcó un estilo interpretativo por su fuerte presencia escénica y su trasgresión de todas las convenciones marcadas por la industria cinematográfica, convirtiéndose así en líder de una generación de actores que posteriormente llegarían a la fama como Robert De Niro, James Dean o Paul newman. Su personalidad rebelde irreverente, incorregible y dura, hicieron que rompiera con la imagen de galán tradicional para crear el prototipo de nuevo "macho americano".

Los años 50 fueron de una intensa actividad. En 1951 llegó "Un tranvía llamado deseo", adaptación cinematográfica de la obra teatral que anteriormente había protagonizado y por la que recibió su primera nominación al Oscar, a la que seguirían otras tres por "¡Viva zapata!" (1952), "Julio Cesar"(1953) y "La ley del silencio" (1954), película con la que Brando ganó su primera estatuilla, que recogió de manos de la mítica Bette Davis. De esta época también es la única película que dirigió, el western "El rostro impenetrable" (1960).

Después vendría una decadencia interpretativa con papeles de baja calidad interpretativa en películas como "Rebelión a bordo" (1962), debido a que parecía haber perdido su fuerza expresiva y que se había ganado a pulso la fama de actor difícil. Tendría que esperar hasta 1972 para remontar el vuelo, enfundándose en el papel del mafioso Vito Corleone en "El Padrino", de la mano del director Francis Ford Coppola y conseguir su segundo Oscar. Brando rechazó la estatuilla, mandando a la ceremonia en su lugar a una actriz de origen indio para manifestarse del trato que se daba a estos pueblos en los filmes de Holywood. Este resurgir se confirmó con su polémico papel en "El último tango en París"(1973) de Bernando Bertolucci y en "Apocalypse Now" (1979) de Coppola. Poco a poco fue abandonando los roles de protagonistas para refugiarse en papeles secundarios, algunos destacables y otros de dudosa calidad, por los que siguió cobrando importantes sumas de dinero. Su última aparición en las pantallas fue "Un golpe maestro"(2001), junto a Robert De Niro y Edward Norton.

Pero si fue diluyéndose de la gran pantalla, sus problemas familiares y sus disputas financieras fueron subiendo enteros. De sus relaciones sentimentales tuvo siete hijos reconocidos, varios de los cuales le proporcionaron numerosos problemas, como suicidios, juicios o asesinatos, que Brando intentaba apaciguar recluyéndose en Tetiaroa, la isla que compro en Tahití. Según una biografía publicada recientemente, "Brando in the Twilight", el interprete estaba viviendo gracias a su pensión como actor y había tenido que vender su mansión por el alquiler de una habitación, porque era lo único que podía permitirse pagar; hasta que murió el 1 de julio de 2004 a la edad de 80 años a consecuencia de un fallo respiratorio.

Brando, el poder arrebatador del fuego.

Dicen que ha sido el mejor actor del siglo XX. Cuentan sus biógrafos que fue un hombre de éxito pero que no supo ser feliz. Su marcada personalidad, su carisma, su poder animal y su manera de adueñarse de la pantalla se los debía a su Elemento Fuego.

Nacido bajo el signo de Aries, Marlon Brando tenía una carta astral excepcional: había Luna nueva el día de su nacimiento, es decir conjunción Sol-Luna, y un trígono entre los signos de fuego formada por las citadas luminarias, Neptuno en Leo y Júpiter en Sagitario. En este signo tenía además su ascendente, algo habitual en personajes que trascienden fronteras, que se convierten en mitos.
Venus, el planeta de la sensualidad y el amor, lo tenía en el signo de Tauro y opuesto a su ascendente, contribuyendo a ese magnetismo y derroche de sensualidad tan propios del actor.

Marlon Brando nació para ser una estrella para brillar con luz propia. Sin embargo la media cruz entre sus luminarias (Sol-Luna) en Aries, Marte en Capricornio y Plutón en Cáncer era bastante violenta y conspiraba para que el oscarizado actor viviese con una conciencia atormentada, siempre con una lucha o causa pendiente. Esta configuración astral le daba una pulsión destructiva, un destino cruel y una necesidad de esconderse del mundo, como el mismísimo Plutón hacía, según la mitología, escondiéndose tras la máscara y convirtiéndose en invisible a ojos de los demás. Al fin y al cabo las estrellas de aquí, las terrenales, están hechas a imagen y semejanza de las estrellas del cielo.